h1

Destino: Ubuntu

22 agosto, 2007

Una vez elegida la distribución a utilizar restaba hacerme con una copia de esta. Nuevamente recurrí a Google para buscar información al respecto. Después de navegar por varios sitios terminé en un foro, para ser más precisos: infospyware. Una vez dentro comenzé a leer diferentes hilos que trataban el tema, y en varios de ellos se hablaba del Ship-it, que al parecer era una especie de servicio gratuito (sí, todavía existen cosas gratuitas en este planeta), por medio del cual la gente de Canonical (página oficial) acercaba hasta tu domicilio uno o varios CD’s de la distro Ubuntu en su interior.

Ubuntu logo

Sinceramente, en un principio, no podía creer que todo esto fuese total y completamente gratuito, por lo que me decidí a pregunar a gente del mismo foro. La respuesta fue un “si” rotundo, todos los que habían solicitado el S.O. lo habían recibido, con más o menos demora, pero sin pagar un peso.

Sabiendo esto, y con un poco de desconfianza aún, ingresé en el sitio web del Shit-it de Ubuntu, me registré (dando datos verdaderos, obviamente) y con mi básico conocimiento de inglés solicité el pack de tres CD’s, uno para Mac, otro para PC, y el último para 64-bit PC (cabe aclarar que mi pedido fue realizado hace ya un año, cuando la versión entregada era la 6.06 LTS, con soporte para Mac).

Promediando el segundo mes de espera, llaman a la puerta de mi casa con un paquete blanco, me hacen firmar y me lo entragan. Efectivamente el servicio era gratuito. Me dispuse a desempaquetar el contenido: los 3 CD’s pedidos, cada uno dentro de su correspondiente estuche y una plantilla con 4 o 5 stickers de la distro.

A partir de ese momento comenzaba lo que suponía lo más difícil: la instalación…

Anuncios
h1

Decisión de iniciar

20 agosto, 2007

Para inaugurar este blog, comenzaré por donde se debe: el principio.

Si hay algo verdaderamente importante para iniciarse en algo, sea lo que sea, es tener el ímpetu de hacerlo. Por eso comentaré como surgió en mi esa curiosidad, ese afán por aprender más sobre el, para entonces desconocido, mundo de GNU/Linux.

Tux

Todo comenzó una tarde de enero, verano en esta parte del hemisferio, aunque eso parecía no importarle al tiempo, ya que estaba lluvioso, algo frío, ideal para quedarse en casa… Como estaba de vacaciones y no tenía nada para hacer se me ocurrió buscar a cerca de esa “cosa rara” de la que había escuchado hablar: Linux.

Lo primero que hice fue consultar en Google cuál sería la distribución más “amigable” para un usuario total y completamente nuevo. Recordaba vagamente algunos nombres como Red Hat (página oficial), Ubuntu (página oficial) y SuSE (página oficial), por lo que comencé mi búsqueda ahí.

Lamentablemente esas búsquedas no hicieron más que confundirme y llevarme a conocer diferentes distros, por lo que decidí preguntar. La primera persona a la que consulte me aconsejo SuSE, ya que se daba bien para novatos. Tomé su consejo, pero seguí buscando. Entro en un foro amigo y hago la pregunta: ¿qué distro de Linux me aconsejan para empezar? la respuesta fue unánime, y para mi sorpresa no era SuSE, sino Ubuntu.

Y ese fue el comienzo, decidí que tanta gente no podía estar errada, mucho menos siendo la mayoría conocedores del tema, y la verdad, no me fallaron…